Rostros locales: Senen Peña Oliva, ningún sueño es demasiado grande

0
493

Por Yany Díaz, El Kentubano 

Ningún soñador es pequeño y ninguno demasiado grande, con esta frase bien pudiera describirles a mi entrevistado. Su historia no dista mucho de las de miles de profesionales cubanos que han arribado a los Estados Unidos, pero el ejemplo de superación y mucho esfuerzo inspiraron al joven doctor cubano Senen Peña Oliva a lograr sus metas.

“Llegué a los Estados Unidos el 23 de abril del 2013. Como parte del Programa de Parole a Médicos cubanos. No hablaba casi inglés y no tenía mucha idea de cómo funcionaba el sistema aquí, como nos pasa a casi todos. Un amigo me comentó acerca de la certificación de asistente médico, y mandé mi aplicación para la Asociación de Médicos Asistentes (AMA en inglés).”

¿Qué te inspiró a superarte y como lo hiciste?

 “Pase mucho trabajo, desde el primer empleo hasta trabajar en la construcción, cada uno de ellos me aportó ese impulso para lo que quería lograr. Así fue como empecé a trabajar en la clínica “Physicians Primary Care” en Jeffersonville, Indiana. Me dio la oportunidad de practicar mi inglés todos los días; pero más importante aún, pude aprender muchísimo de la cultura americana y del sistema de salud aquí en los Estados Unidos. Unos meses después, un amigo me comentó que estaban contratando para posiciones de Coordinador de investigación clínica en el Departamento de enfermedades infecciosas de la Universidad de Louisville. Así fue como comencé a trabajar aquí en marzo del 2014 y hasta hoy he seguido creciendo profesionalmente como parte de ese grandioso grupo de investigadores.”

Senen, sin lugar a dudas ese esfuerzo ha tenido sus frutos

“Todo lo que he hecho y continúo haciendo es por mi familia. Todos los días me despierto pensando en cómo garantizarles un futuro más próspero; pero, sobre todo, cómo lograr que se sientan cada vez más orgullosos del padre, esposo, hijo y hermano en el que me convertido. Después de mucho pensarlo, decidí aplicar para estudiar en el programa de la Maestría Ejecutiva de Administración de Negocios entre la Universidad de Louisville y la Universidad de Kentucky. Ese es el único programa ejecutivo en los Estados Unidos impartidos por profesores de dos universidades.  Pude graduarme y estudiar en este país nos abre un mundo de oportunidades”.

Siempre pregunto a cada persona que entrevisto: ¿cómo se siente un emigrante de haber logrado abrirse paso en este país?

“Me siento sumamente orgulloso de todo lo que he alcanzado. Como a muchos cubanos, nunca me gustó estudiar inglés. Recuerdo que cada clase en Cuba era una tortura porque no entendíamos nada. Por eso, llegar aquí y tener que aprender un idioma nuevo y adaptarme a una cultura tan radicalmente diferente a la mía, me hizo crecer profesionalmente, pero más aún como persona.”

Hoy te has convertido en líder de tu equipo en la Universidad. ¿Qué es lo que verdaderamente te apasiona de tu profesión?

“Disfrutar de lo que hago día a día, porque los resultados de muchas de nuestras investigaciones son usados para modificar las guías y recomendaciones médicas en Estados Unidos y en el mundo. Lo cual significa, que lo que hacemos en Louisville, impacta y mejora la vida de muchísimas personas. Por ejemplo, desde el 2014 hasta el 2016, junto a la compañía Pfizer, hicimos el estudio más grande de neumonía adquirida en la comunidad, que se ha hecho en el mundo. Ese estudio incluyó 12,000 pacientes de aquí. Como resultado de este estudio, se cambiaron las recomendaciones de la vacuna de la neumonía para proteger a más pacientes”.

Senen reconoce que cambiar el mundo es una de sus metas

Mi papá siempre me decía: “estudia mucho y aprende de la vida, que lo único que nadie nunca te podrá quitar es tu conocimiento”.