La Villa de Louis: El majestuoso Big Four

0
106

Por Yany Díaz, El Kentubano 

Bienvenidos a la tierra donde nació el legendario boxeador Muhammad Ali, el lugar donde cada año se celebra uno de los circuitos hípicos más importantes del mundo y la sede central de los deliciosos Kentucky Fried Chicken.

La urbe bañada por las aguas del rio Ohio, nos ha acogido como comunidad y nos ha recibido con los brazos abiertos. Por eso, convertida en ciudadana habitual y exploradora de cada uno de sus espacios, quiero durante las próximas ediciones compartirles algunos los doce lugares imprescindibles a visitar en la ciudad de Louisville.

En los últimos años, la ciudad ha sufrido una transformación notable gracias a la rehabilitación de barrios enteros y a la apertura de galerías, restaurantes y clubs. Así como algunas atracciones que quiero a través de estas líneas compartirles,

Aunque hay cosas que, afortunadamente, no cambian, como el sabor del ‘bourbon’ de Kentucky o la hospitalidad y la comida sureña.

Recuerdo que la primera vez que llegue aquí y la majestuosidad de las luces encandilaron a esta cubana recién llegada. Los lugares que descubrí a mi paso me han llevado a enamorarme de “mi nueva casa”.

Louisville tiene lugares excepcionales, uno de ellos destaca por sus atractivos el Puente Big Four, una antigua ruta férrea convertida en puente peatonal y para bicicletas, inaugurado en el año 2013, que  la conecta con Jeffersonville, Indiana.

La primera vez que caminé el puente, atardecía, el mejor momento para recorrerlo, se los aseguro. Allí se respiraba un ambiente de tranquilidad y unas vistas del astro rey ocultándose, realmente mágicas.

Big Four se construyó como un puente de ferrocarril en 1895 y se desmanteló en la década de 1960, cuando se eliminaron las rampas al puente a ambos lados del río. Fue incluido en el Plan Maestro original de Waterfront como un puente peatonal y tiene un promedio de más de 1.5 millones de visitas por año.

El puente tiene un sistema de iluminación LED que envuelve las áreas designadas del calado del puente en colores vibrantes que pueden programarse en un arco iris de efectos, destacando la belleza y la fuerza de la estructura del puente, que se remonta a sus días como un activo puente ferroviario urbano.

Las luces bañan los herrajes con un color que realza el puente, al tiempo que permite a los visitantes disfrutar de las embarcaciones que navegan por el rio.

Debajo del puente, hay un parque que se llama Louisville Waterfront Park. Escenario de alguno de los eventos más importantes de la ciudad, donde es posible disfrutar de la naturaleza aun en el centro urbano.

El Big Four es una de las imágenes que representan a la villa de Louis, un elemento significativo que el público aprecia y se entremezcla en uno de los destinos preferidos de los lugareños y de obligado recorrido para quien nos visita.