Locales: Rostros de fuego

0
513

Homenaje a los hispanos que laboran en el Departamento de Bomberos de nuestra ciudad

Por Yany Díaz, (El Kentubano, edición 127, Febrero 2020)

FF Ricardo González

El sonido de la sirena termina con la tranquilidad del recinto. A la velocidad de la luz enfundan los uniformes y ponen rumbo hacia quienes los necesitan. La historia de los bomberos en Louisville también se escribe con el sudor y la tenacidad de estos hombres, ¡y mujeres!, que no conocen de miedos ni temores, cuando del deber se trata. Por las estaciones de la ciudad, El Kentubano ha salido en busca de ellos, para contar su historia.

“Mi nombre es Ricardo González, soy originario de México. Yo siempre quise hacer algo que fuera único, algo que me diera satisfacción, que me permitiera ayudar a otras personas y siempre había tenido la inquietud de hacer este trabajo desde que era un niño. Esta profesión me ha ayudado a entender el verdadero valor de la vida, lo que en realidad es importante, amar más a mi familia y a mis hijos.”

Capitán Américo Cruz Jr

El Capitán Américo Cruz Jr., nació en la cuidad the New Haven, Connecticut, en una familia puertorriqueña. Defiende con orgullo su herencia hispana. Para él ser bombero se trata de una profesión de continuo aprendizaje. “Esta es una vocación hermosa y ese es el ejemplo que quiero darle a mis hijos. A quienes se interesen, decirles que hay siempre un lugar para quien quiera ser bombero en nuestro departamento, se les recibirá con los brazos abiertos.”

Dennis Eggen es de origen puertorriqueño. Su mayor soporte ha sido su familia y su mayor convicción haber escogido la carrera correcta.

Dennis Eggen y familia

“En mi primer día asignado a mi tarea inicial, me presenté para el trabajo alrededor de las 6:15 am con todo mi equipo en la mano y no tenía idea de qué hacer o esperar. No estuve en el edificio durante más de 3 minutos, cuando nos enviaron a un incendio. Recuerdo estar emocionado, pero también nervioso. Incluso con 6 meses de entrenamiento me sentí perdido. Es divertido mirar hacia atrás y darse cuenta ahora de lo poco que sabía entonces. Este es un trabajo donde aprendes todos los días, a lo largo de toda tu carrera”.

Capitán Alejandro Ramirez

Con el Capitán Alejandro Ramírez y la sargento Adriane Ramos no pudimos conversar, el deber antes que todo. Sin embargo, nos llenó de orgullo que representen a los latinos en la ciudad y Adriane, a las mujeres en el cuerpo de bomberos de la ciudad.

Sgt Ryan M Czeczok
Sargento Adriane Ramos

Ryan Czeczok, nos cuenta con emoción de su familia mitad mexicana y puertorriqueña. Defiende la complejidad de su trabajo y el esfuerzo de sus compañeros en cada misión.

“Ser bombero es una carrera desafiante. Se espera que tomemos decisiones en una fracción de segundo que alteran la vida en cualquier momento dado. Tenemos que mantener la calma durante las crisis de otras personas y utilizar nuestra capacitación para mitigar situaciones de emergencia. Hacemos nuestro trabajo porque queremos servir y proteger a la comunidad. Así que estoy agradecido de servirles de la mejor manera que pueda”.

FF Ryan C. Cantu

Ryan Cantu proviene del Estado de Texas, sin embargo, ha hecho de esta ciudad su hogar.

FF Angel Santiago

“En cuanto a mis planes para el futuro con Louisville Fire & Rescue, planeo avanzar en las filas paso a paso y aprovechar al máximo mi carrera aquí.”

Ángel Luis Santiago nació en La Isla del Encanto.  Me explica que el proceso para ser bombero es difícil, pero si vale la pena y es posible si se preparan bien. Ser bombero para él es el mejor ejemplo que les puede dar a sus hijas, en este caso, trabajar por lo que uno quiere.

FF Juan Saavedra y familia

Juan Pablo Saavedra creció en Bolivia.

“Como uno de los pocos latinos en este departamento, es muy importante para mí aportar a la comunidad, dar una buena representación, y ser una buena influencia para otros, y esto mismo es lo que pretendo inculcar a mis hijas”.

Nunca será tarde para darles gracias a estos héroes anónimos que defienden la noble misión de salvar vidas humanas sin importar los riesgos. Todos, tienen un denominador común que va implícito en el día que escogen esta profesión: una dosis de valor, sacrificio y constancia.

Horse drawn Water Tower (1908)