Guillermo Jesús, pequeño gigante y guerrero

0
313

(El Kentubano, edición 106, Mayo 2018)

La historia de un pequeño artista de nuestra comunidad. Alguien que, desde pequeño, lucha por salir adelante, y por ello, el futuro le depara grandes recompensas.

Procedentes de Holguín, llegamos a este país 22 de diciembre del 2000 por la vía lotería de visas, y luego de vivir por más de 5 años en New Jersey, en el 2006 decidimos venir a Louisville KY. Menciono la ayuda incondicional de nuestros amigos Leticia Miranda y esposo Elexis Sánchez que nos apoyaron muchísimo.

En el año 2009 pudimos traer de Cuba a nuestro hijo mayor Daniel Agustín, y dos años más tarde, en el 2011 llegó una nueva bendición con el nacimiento de mi segundo hijo Guillermo Jesús, sobre el cual quiero compartir algunas experiencias, y los difíciles momentos que pasamos con ese pequeño gigante y guerrero

Un día 6 de agosto del 2011, con menos de 20 semanas de embarazo, mientras descansaba en mi casa, “rompí la fuente” perdiendo completamente el líquido amniótico. Al llegar al hospital los pronósticos eran muy, pero muy malos. Los especialistas aconsejaban interrumpir el embarazo, pues era muy temprano para que se rompiera el saco amniótico, por lo que, si lograba salvar, el bebé vendría con serios problemas irreversibles (mongolismo, parálisis cerebral, desprendimiento de retina, entre otros), o incluso podría fallecer al momento de nacer, o en poquito tiempo.

Fue un momento muy duro ante la disyuntiva de querer tener mi hijo, pero tampoco quería traerlo a sufrir… Muchos sentimientos encontrados, muchas preguntas con respuestas todas fatales y sin esperanzas algunas. Fue entonces cuando abracé a mi esposo, mientras llorábamos los dos, y él me dijo: ¡no vamos interrumpir ese embarazo, lo vamos a tener como venga, pero estoy seguro que mi niño va ser un luchador y va salir bien! Esas fueron sus palabras, y aquello me dio tantas fuerzas, que así se lo comunicamos a los doctores.

 Así, el día 22 decidió venir al mundo mi pequeño gigante, pesando 1 lb con 12 onzas, a las 23 semanas de embarazo. Se mantuvo 4 meses en una incubadora, en cuidados intensivos. Para colmo, par de días antes de irse de alta, me comunicaron que el niño necesitaba una cirugía porque su estómago no se había desarrollado completo y provocaba un reflujo muy grande que le hacía vomitar toda la leche que tomaba… Quise morir, fue algo terrible, pero acepté la realidad y continuamos adelante. De esa manera, Guillermito se mantuvo casi un año alimentándose por un tubo. Fueron días muy difíciles, que fueron pasables gracias a mi confianza en Dios y al apoyo de muchos amigos como Ludmila Alcalá y su esposo Fabian Bradley, Pedro Gómez, Yanet Naranjo, Belquis Fonseca, entre otros más que no podría mencionar de tan larga lista. En Cuba, nuestras familias y amigos también oraron por mi niño.

Hoy día mi hijo goza de una perfecta salud, es un niño inteligente. Él habló y caminó antes de lo imaginado. Es un niño amante de la música del baile. Aprendió de ello por sí sólo, viendo vídeos en YouTube, y sueña a su corta edad con pararse en grandes escenarios.

Decidí entonces matricularlo en una academia de baile (The Sutton Studio), y ya ha sido ganador de algunos trofeos, como “El rey del baile” en la categoría hip hop. En ella ganó el premio del jurado, 5 stars, y pasó a las competencias nacionales que serán en el mes de julio en los Parque de Disney de Orlando. Recientemente lo lleve a un casting con la compañía “The Industry Network Busca Talentos”, en donde le dieron su pase en actuación y modelaje, pues vieron un gran talento, algo que me llena de mucha felicidad. Verlo hoy así es algo maravilloso; solo Dios puede hacer cosas así tan maravillosas, en conjunto con el amor de sus padres, hermano, familiares en Cuba, y amistades de aquí que le dan tanto amor.

El pasado mes, Guille se presentó en otra competencia, y en la misma alcanzó el premio de Platiniun Award, (overall high score). Otro motivo más para sentirme muy bendecida como madre, por lo que todos los días de mi vida doy gracias a Dios por todo y todas las bendiciones.

Nota: Jacqueliny Granda es la propietaria del centro para cuidados de niños (Daycare) “My Little Stars”, situado en el 4502 Swako Ln. Louisville KY 40216, el cual opera de septiembre del 2009 y que está calificado con el gobierno (4 estrellas). Su teléfono es el (502)-751-8072.