Consejos del profesor Mesa: Quiero un hijo responsable y…

0
406

Por Braulio Mesa, ESL Newcomer Academy/ (502) 485-6324; braulio.mesa@jefferson.kyschools.us 

Los temas educativos son complejos de tratar y cada familia tiene su propia línea de conducta que por lo general, ha pasado de generación en generación. Pero al cambiar de país y emigrar, estos patrones de disciplina tienen que ser ajustados al nuevo lugar. He aquí algunas sugerencias que pueden incidir favorablemente en que nuestros hijos, en este nuevo país, sean responsables, independientes y tengan un aprendizaje activo, además, todo esto, de seguro, va influir positivamente en el éxito escolar del niño.

  1. Imponga reglas. Todos los hogares necesitan reglas razonables. Hágale ver claramente a su hijo que es responsable por lo que haga en la casa y en la escuela.Por ejemplo, no defienda o acuse a su niño automáticamente si el maestro le dice que frecuentemente llega tarde, no hace sus tareas o perturba la clase. Escuche ambos lados de la historia. Pero si la acusación es cierta, déjelo enfrentar las consecuencias y tome las medidas.
  2. Establezca horarios: Trabaje con su niño para desarrollar un horario razonable y constante para hacer los deberes de la casa y de la escuela. Apúntelos en una lista. Los niños más pequeños pueden ayudar a poner la mesa o a guardar sus juguetes y su ropa. Los niños un poco mayores pueden ayudar a preparar la cena, a recoger los platos, sacar la basura, independientemente de las tareas escolares.
  3. Divida las tareas en pasos pequeños: Enseñe a su niño a dividir cada tarea en pasos pequeños. Luego como realizar cada uno de estos pasos. Esto funciona muy bien para todo lo que hay que hacer: vestirse, limpiar el cuarto, estudiar para un examen, hacer un proyecto de la escuela o sencillamente para cumplir con una tarea larga.
  4. Responsabilícelo de levantarse cada mañana: Dele la responsabilidad de prepararse para la escuela cada mañana. Ayúdale a acostumbrarse a levantarse a tiempo, asegurando que tenga todo lo que necesita para su día y otros deberes. Si es necesario, haga una lista de control para recordarles todas las cosas que tiene que hacer, incluso desde el día anterior.
  5. Supervise las actividades del niño: Supervise las actividades de su niño después de las horas de escuela, en las noches y los fines de semana. Si usted no puede estar en casa cuando él llegue de la escuela, dele la responsabilidad de avisarle a usted por teléfono para discutir sus planes. Ajuste dentro de sus posibilidades ambos horarios para que pueda supervisar a su hijo.
  6. Haga que participe en actividades de aprendizaje: Los niños necesitan participar en actividades de aprendizaje activo al igual que en actividades de aprendizaje independiente como leer o hacer tareas.El aprendizaje activo incluye hacer y responder a preguntas, resolver problemas y explorar intereses. El aprendizaje activo también se realiza cuando su niño participa en actividades deportivas, juega con sus amigos, actúa en una obra de teatro de la escuela, toca un instrumento musical o visita museos y librerías.
  7. Mantenga la comunicación: Para promover el aprendizaje activo, pida que su niño comparta sus ideas con usted y respóndale. Deje que él interrumpa adecuadamente con preguntas y opiniones mientras leen libros juntos o cuando discuten algún problema. Cuando usted alienta este tipo de interacción en casa, es más probable que la participación y el interés en la escuela incrementen.
  8. Ayúdelo a que visite la biblioteca más cercana: Ayúdelo a determinar si la biblioteca posee los recursos que necesita, Aliéntelo a pedir ayuda al bibliotecario para encontrar los materiales que necesitan y deje que los pidan ellos mismos. Estimúlelos, aconséjelos y llévelos a la biblioteca, pero nunca caiga en la tentación de hacer el trabajo por ellos. Deje que ellos tomen responsabilidad por la investigación y la preparación de los trabajos.
  9. Mantenga contacto con la escuela: Manteniendo una estrecha colaboración con los profesores y la escuela, nos involucramos directamente en una misma tarea: la educación de los niños. Tirar unos y otros en la misma dirección y tener una colaboración mutua propiciará que nuestros hijos sean más responsables, sean más independientes y tengan un aprendizaje más activo.