De vendedor en un McDonald’s al escritor cubano más descargado en Amazon

0
103

En el vecino estado de Tennessee, en la ciudad de Nashville, hace su vida este orgullo de la nueva literatura cubana

El Kentubano, edición 123, octubre 2019

Al igual que todos los cubanos que hemos llegado al país de la Libertad buscando el sueño americano, Adrián Henríquez no ha dejado de perseguirlo.

En el 2009 llegó a los Estados Unidos a través de México, tras cruzar la frontera se fue directo a Nashville, Tennessee, donde reside en la actualidad junto con su esposa y familiares.

Como cualquier emigrante, al llegar al país de las oportunidades trabajó como estibador, vendedor de boletos de autobuses, limpiador de cine, cocinero en un McDonald’s, todo ello sin dejar de perseguir su sueño; ser escritor.

En el 2017 publica su primera novela en Amazon, donde se convierte a los pocos meses en el escritor cubano más descargado en la plataforma de venta de libros digitales.

Hasta el momento ha publicado cinco novelas, todas convertidas en bestsellers.

Sinopsis de sus últimas dos novelas.

El último contrato:

A sus cuarenta y dos años Alex Méndez lleva más de una década aceptando contratos exclusivos. Es el asesino latinoamericano más cotizado por gobiernos, cárteles y mafias.

Alex acepta su último contrato por el valor de veinte millones de dólares.

La misión: asesinar a un exgeneral del desaparecido gobierno de Saddam Hussein, quien se oculta en Cuba, junto con el coronel cubano encargado de su protección.

Como en cada contrato, Alex prepara un plan B, C y D… aunque para este, el reclutamiento de una bailarina y prostituta cubana que trabaja en Cayo Santa María, será la clave del éxito… o del fracaso.

Los Supervivientes:

La Tercera Guerra Mundial comienza y finaliza en pocas horas dejando los continentes transformados en gigantescos campos radiactivos. Solo sobreviven al impacto de los misiles intercontinentales algunas ciudades costeras y un puñado de islas, entre ellas; Cuba.

Tras descubrir que las grandes potencias se han aniquilado unas a otras, La Familia —un poderoso clan formado por generales y coroneles cubanos— emprenden una gigantesca campaña de desinformación para alejar a los ciudadanos de la verdad, ganando el tiempo necesario para organizarse y transformar al país en una «isla prisión».