Locales: Sair Salgado, un joven cubano que corre con el corazón.

0
235

Sair Salgado, llegará lejos, puedo afirmarlo. Escucharlo hablar, me hace llegar a la conclusión de que, si pocas personas pueden lograr tanto y en tan poco tiempo, este joven cubano descubrió que el secreto para llegar lejos está en el empeño, el sacrificio y la perseverancia.

Radicado en Louisville, Salgado representa un orgullo para nuestra comunidad por los logros tanto deportivos como académicos, que ha obtenido en apenas cuatro años.

“Soy un joven común y corriente como cualquier otro, con virtudes y defectos. Desde los primeros años de mi infancia fui un niño con mucha energía, como dijera mi mama, por lo que la práctica de deportes era algo con lo que me sentía identificado. En abril del 2015 llegue a este país. Fue un comienzo bien difícil tanto para mí como para mis padres. Imagino que igual que para cualquier cubano cuando llega a este país. Como dice mi mamá, tuvimos que aprender a hablar, porque no hablábamos inglés, tuvimos que aprender a caminar, porque aquí el carro se convierte en los pies de las personas y no sabíamos manejar, en fin, era casi como volver a nacer. A pesar de todo lo difícil que pueda ser, siempre recuerdo las palabras de mi padre quien dice “esto es lento, pero sin pausas”, y así lo creo.”

¿Cómo iniciaste en el deporte?

“El primer deporte que entrené en el Estadio de mi localidad “El Palmar”, en Marianao fue Beisbol sin embargo no era bueno y eso me permitió darme cuenta de que lo mío era el Atletismo. Era mi abuelo “El Chino”, como todos le llamaban cariñosamente, quien habiendo cumplido ya sus 88 años, se encargaba de llevarme todas las tardes al estadio a entrenar. Mi familia, mis padres siempre lo han dado todo y me han apoyado.”

 ¿Qué disfrutas más en tu carrera como deportista?

“De mi vida deportiva lo que más disfruto es entrenar día a día. A pesar del agotamiento físico que genera el duro entrenamiento diario, para mi entrenar es parte de mi vida, es una necesidad vital como lo es comer o respirar. Durante mi vida deportiva yo había corrido diferentes distancias, pero nunca había corrido La Milla. Se aproximaba una competencia y le pido a mi entrenador (esto fue en High School) que me dejara competir en esta carrera, que yo quería explorarla a ver cómo me iba. Uno de mis compañeros de equipo me dice que él creía que yo podía clasificar para un importante evento que se desarrolla cada año en Kentucky llamado “Dream mille” y así fue. Termine con un tiempo de 4:18.04, lo cual me ubicaba en el 3er corredor más rápido de la milla en ese momento en el Estado de Kentucky. Con esto aprendí que nunca debes dejar que nada ni nadie te frene, tus limites los pones tú y no nadie.”

¿Cómo compaginar un deporte que exige tanto esfuerzo a los estudios y triunfar en ambos campos?

“En la medida en que obtengo buenos resultados académicos crece la motivación para entrenar más fuerte y viceversa, cada vez que logro éxitos en las competencias me emociona más la escuela. Tengo claro que debo mantener las dos cosas en una balanza con el mismo peso porque si una de las cosas va mal, la otra también.”

¿A quién admiras en tu carrera deportiva?

“Siento gran admiración por corredores cubanos como Alberto Juantorena Danger (el elegante de las pistas) y Ana Fidelia Quirot (La Tormenta del Caribe). En el ámbito internacional soy un fiel seguidor de Mohamed Farah Aidid (Mo Farah) corredor britanico-Somali.”

¿Qué consejo le darías a jóvenes como tú, sobre este país?

“Les aconsejaría que no desaprovechen las oportunidades que tienen en este país, que cada oportunidad puede ser la última. Que lo mejor que se puede hacer para ser una persona exitosa y sobre todo feliz es, primero saber lo que les gusta hacer y lo que realmente aman y luego luchar por alcanzarlo para de esta manera poder lograr satisfacción personal y emplear el resto de sus vidas haciendo lo que los hace feliz.”